Joe Biden cumple 100 días como presidente de los EE.UU: logros y desafíos

Joe Biden cumple 100 días como presidente de los EE.UU: logros y desafíos

Este viernes 30 de abril Joe Biden cumple 100 días al frente de los Estados Unidos de América en una fecha en la que así como ocurre en nuestro país se suele decir que se terminó la luna de miel y se realiza un balance de los logros y pendientes en este primer período.

Tal como suele ocurrir, tras asumir funciones el 20 de enero, Biden comenzó a firmar una serie de órdenes ejecutivas dentro de las cuales dio cuenta de algunas urgencias contempladas:

Canceló la salida del país de la Organización Mundial de la Salud

Reincorporó a Estados Unidos al Acuerdo de París contra el Cambio Climático

Deshizo la prohibición de ingreso a personas de países de mayoría musulmán

Puso fin a la emergencia nacional desde la que Trump amparaba la construcción del muro con México

Decretó la obligatoriedad en el uso de mascarillas en propiedad federal

Congeló el cobro de deudas parte de los préstamos estudiantiles

Todas señales de cambio, muchas de ellas de hecho son reversiones de otras órdenes ejecutivas del Gobierno anterior, básicamente para dejar en claro que su administración va a buscar evitar las tendencias aislacionistas observadas por cuatro años en los Estados Unidos de Trump.

Además de esto y antes de cumplir una semana en Washington, otra vez en forma de orden ejecutiva, Biden dio de baja un veto impuesto por Trump sobre las personas transgénero y eliminó la posibilidad de que cualquier miembro del Ejército sea expulsado por su identidad de género.

Por su parte, la agenda social, con la condena a Derek Chauvin por el asesinato de George Floyd como contexto, tuvo su correlato en reparar políticas federales racialmente discriminatorias en materia de viviendas, en los contratos del Departamento de Justicia con prisiones privadas; combatir la xenofobia hacia los asiáticos estadounidenses y aumentar la soberanía de las tribus nativas.

En materia de compromisos multilaterales resalta la oferta formal de reestablecer conversaciones con la República Islámica de Irán para revitalizar el acuerdo nuclear que Estados Unidos integraba y abandonó en el año 2018.

Un giro que además contó con otros síntomas como el retiro del apoyo a Arabia Saudita en la guerra en Yemen, el regreso de las sanciones a Rusia por reiterados ciber ataques y el reconocimiento por primera vez en la historia del Genocidio contra el pueblo armenio conmemorado el pasado sábado.

En lo que a la pandemia de Covid-19 respecta, cuando Biden llegó a la Casa Blanca lo hizo bajo la promesa de campaña de llegar a este 30 de abril con 100 millones de vacunados.

El ex vicepresidente durante la administración Obama sacó provecho de la ley de Defensa de la Producción, utilizada por última vez entre 1950 y 1953 en el marco de la guerra de Corea, bajo la cual Trump obligó a las empresas del país a aceptar y priorizar contratos con el Estado.

Lo que se llamó la Operación Warp Speed, una asociación público-privada iniciada para facilitar y acelerar el desarrollo, fabricación y distribución de vacunas, terapias y diagnósticos contra el coronavirus, dio resultados. Esos 100 millones de vacunados se cumplieron a los 58 días del Gobierno de Biden.

El objetivo inicial se duplicó y además se logró. Día 92 de Presidencia, 200.000.000 de inmunizados, un número para nada menor en un país con 328 millones de habitantes. 

24 horas más tarde de ese anuncio se cerró la cumbre climática global convocada por Biden en un contexto donde el historial de Washington de retirarse o no ratificar compromisos climáticos exhibe las dudas sobre el apoyo generalizado y en lo específico de China e India sobre los planes de reducir la emisión de dióxido de carbono entre un 50% y un 52% para 2030.

Vale recordar que China es el mayor contaminador del mundo aunque con un atendible redireccionamiento hacia la energía solar y eólica. India, en cambio, no ve con muy buenos ojos las exigencias de aquellas potencias que contaminaron su camino hacia la riqueza y ahora exigen desde ese lugar.

Estos últimos días tuvimos además el primero de lo que ojalá sean muchos capítulos de la diplomacia de vacunas y un pulgar arriba con el anuncio de que Estados Unidos va a compartir su stock de 60.000.000 de dosis AstraZeneca una vez que apruebe las revisiones federales de seguridad en su país.

En 100 días de Biden se puede ver el regreso del establishment para un partido que desde Sanders o Alexandria daba la falsa idea de una revolución que sin recambios parece difícil de alcanzar.

Share