California impone toque de queda nocturno por el pico de coronavirus en EE.UU.

El Estado de California decidió imponer un toque de queda nocturno a la mayoría de sus habitantes, ante un pico de casos de coronavirus que amenaza con sobrecargar el sistema de salud del estado más poblado de Estados Unidos.

Así lo anunció el gobernador Gavin Newsom quien en una declaración a la prensa, afirmó que desde mañana, los habitantes de California que no realicen tareas esenciales no podrán salir de sus casas entre las 22 y las 5.

La medida afectará a los condados que cuentan con las restricciones más severas, 41 de los 58 del Estado que están en el nivel “púrpura” del sistema basado en colores que usa California para decidir cuándo relanza actividades económicas.

“El virus se está propagando a un ritmo que no hemos visto desde el inicio de la pandemia, y los próximos días y semanas serán críticos para detener el incremento. Estamos dando la voz de alarma”, comentó Newsom.

El toque de queda se anuncia días después de que el estado impusiera límites en el horario comercial en esos 41 condados, que registran el mayor incremento de los casos de coronavirus.

También esta semana, el estado impuso el uso obligatorio de tapabocas en lugares abiertos, con muy pocas excepciones. La semana pasada, California se convirtió en el segundo estado del país, luego de Texas, en superar el millón de casos de coronavirus.

El toque de queda regirá hasta el 21 de diciembre, pero podría ser extendido si los índices de infección no mejoran.

Estados Unidos atraviesa un tercer pico récord de casos de coronavirus que los especialistas atribuyen a que la gente desoye las recomendaciones sanitarias y a que pasa más tiempo en interiores por la llegada del otoño y del frío.

El país registra más de 100.000 casos de coronavirus por día desde hace más de dos semanas, y ayer superó las 2.000 muertes por el virus, registrando su mayor cifra de decesos desde principios de mayo, según la Universidad Johns Hopkins.

De igual manera, el Gobierno federal pidió a la gente evitar los viajes y las grandes reuniones por el Día de Acción de Gracias.