El trabajo de gestión ambiental y control minero marca el camino de la minería

Al cumplirse un año de la inauguración del nuevo edificio de la SGAyCM el desarrollo de la actividad minera con las correctas prácticas ambientales sigue siendo uno de los pilares fundamentales que marcan el modelo San Juan.

Con la llegada de la minería metalífera a la provincia se hizo necesaria una evolución en la forma de ejercer el control y la fiscalización. Es por ese motivo que el gobierno de San Juan invirtió en tecnología, movilidades, equipamiento y más de 100 millones de pesos en un nuevo edificio para la Secretaría de Gestión Ambiental y Control Minero (SGAyCM).

El objetivo fue concentrar en un mismo espacio las áreas encargadas de tareas como evaluar los informes de impacto ambiental, hacer la cumplir la legislación y las tareas de inspección. Son 2.500 m2 construidos en 3 plantas. En planta baja, funciona la atención al público y se ubica un salón de usos múltiples (SUM) para capacitaciones, reuniones y eventos, como también el sector de cocheras. En el primer piso se ubica la Dirección de Fiscalización y Control Ambiental (ex Policía Minera). En el espacio de Coordinación de Proyectos, se concentra el monitoreo 24 horas en vivo y en directo de los grandes proyectos metalíferos a través de videocámaras. Mientras que en el segundo piso se encuentra la Dirección de Evaluación Ambiental.

En lo que va de gestión, el Estado provincial ha podido incrementar en un 205% la fiscalización e inspección en terreno de cada uno de los proyectos mineros en producción y exploración en todo el territorio provincial. Por otro lado el trabajo de la SGAyCM ha sido un factor clave en la lucha contra el COVID-19 para la actividad minera. En una primera instancia verificando la desconcentración en cada uno de los campamentos mineros en un trabajo coordinado con varias áreas del gobierno permitiendo la desconcentración de más de 2.000 operarios. En un año de vida, el nuevo edificio de gestión ambiental ha realizado más de 300 inspecciones en Gualcamayo, Caleras, Veladero, Lama, Canteras de Cuarzo, Caposo, JoseMaría, productores de áridos, Filo del Sol, San Francisco, Pachón, Rincones de Araya, Hualilan, entre otros.

En este sentido el secretario de Gestión Ambiental y Control Minero ing. Marcelo Lépez expresa, “nuestra labor es velar porque el desarrollo de la actividad minera se haga con las correctas prácticas ambientales y los recursos naturales sean aprovechados sin dañar nuestro territorio. Eso implica además de la producción en sí, el cuidado de los trabajadores y la sociedad en su conjunto”.

Otro de los puntos clave del nuevo edificio y que muestran el compromiso del gobierno de San Juan en el cuidado del medio ambiente es el centro de monitoreo las 24 horas los 365 días del año de los distintos emprendimientos metalíferos ubicados en la cordillera y precordillera. En total hay 14 cámaras instaladas en lugares estratégicos de los proyectos mineros. Algunas de ellas con una visión 360° de alta definición con imagen a color y pasaje automático a visión monocromática en la noche. Estas fueron diseñadas para operar en condiciones climáticas extremas, con un rango de -40° y +60° de temperatura.