Iglesia: Trabajan para crear una Cooperativa con la unión de la minería, la vitivinicultura y el turismo

El objetivo es crear una bodega boutique en zonas aledañas a yacimientos mineros, integrando a las comunidades, generar empleo y fomentar el turismo local y nacional. La gestión es encabezada por la Municipalidad de Iglesia y el sindicato de los jerárquicos, profesionales y técnicos mineros (ASIJEMIN).

Con la llegada de la pandemia tuvo reprogramarse varias actividades. Sin embargo, en la localidad de Angualasto, departamento de Iglesia, comenzó a gestarse un novedoso y atractivo plan integral donde coexistirán tres actividades que son fundamentales para el desarrollo productivo, social y económico en la provincia de San Juan, como es la vitivinicultura, el turismo y la minería.

Se trata de conformar una cooperativa integral, que además de generar puestos de trabajo genuinos permitirá desarrollar actividades socioeconómicas que serán de gran empuje para las regiones cercanas. Este proyecto de unificación surge de las buenas relaciones institucionales llevadas a cabo por la Municipalidad de Iglesia, a cargo de su intendente Jorge Espejo, y el sindicato jerárquico, profesional y técnico de la actividad minera de Argentina (ASIJEMIN), representado por su secretario general, Marcelo Mena Muñoz.

Carla Costabile, secretaria técnica y profesional de ASIJEMIN expresó: “este proyecto comenzó a trabajarse hace tiempo con la intendencia actual. Avanzamos con la idea de construir una bodega para la elaboración, crianza y envasado del vino, con capacidad de procesamiento de la uva que se implante en el viñedo y posiblemente materias primas adquiridas de pequeños productores locales”.

“El proyecto tiene puntos específicos muy importantes que permitirá implantar parrales que produzcan uva de variedades compatibles para consumir en fresco y producir pasas de uva, para el consumo de los trabajadores dentro del yacimiento” indicó la profesional.

A esta planificación se suma la experiencia y el profesionalismo del enólogo Carlos Ojeda, quien fue consultado para definir otros puntos imprescindibles como es la de implementar un sistema de riego sustentable, en donde se utilice riego por goteo que se abastezca de energía generada a través de paneles solares.

Fabricar un vino minero argentino que se pueda comercializar en todo el país es la tarea que emprendieron el Municipio de Iglesia y ASIJEMIN, ya que también se propone colocar en el entorno del emprendimiento instalaciones anexas para la recepción de turistas y visitas. Además, incentivar el turismo a través de visitas guiadas y una sala de degustación y ventas de productos regionales. Asimismo, tendrá su impacto social en rescatar actividades históricas y culturales de cada comunidad; generar superficies fértiles y cultivables; desarrollo de la vitivinicultura en las comunidades como fuente laboral; vínculos educativos con las escuelas secundarias y terciarias de la comunidad.

El compromiso institucional entre el sector público y privado avanza cada vez. La ayuda para la construcción de esta cooperativa provendría de los fondos mineros. A su vez, el municipio iglesiano donará el terreno y el ámbito privado hará su aporte para llevar adelante mencionada obra de carácter comunitario y social.

“El esfuerzo del sector privado y del Estado permitirá que esta cooperativa dotará de infraestructura de calidad y asistencia necesaria. Si logramos sumar esfuerzos entre los agricultores del sector con la inversión social que viene realizando la minería, en favor de los sectores del agro, podremos generar un modelo de desarrollo productivo territorial exitoso” contó la secretaria técnica y profesional.

Carla Costabile, Maximiliano Arias y Germán Choves trabajan en la gestión junto al intendente de Iglesia, Jorge Espejo y el apoyo incondicional que hacen los productores locales que, sumados al esfuerzo de otros organismos, se dotará de infraestructura de calidad y asistencia necesaria.

 “Estamos convencidos que una alianza productiva entre la minería y el agro puede permitir la generación de cadenas de valor, para lo cual se organiza y formaliza a los pequeños productores para convertirlos en proveedores del mercado local y exterior. Esto se logrará dando apoyo económico a los mismos, pero sobre todo estamos convencidos que el crecimiento y éxito de este proyecto se logra con capacitación continua a los miembros de las comunidades, trabajando en las competencias de cada uno y perfeccionándolas” finalizó Carla Costabile de ASIJEMIN.