Teletrabajo: una realidad que llegó para quedarse

El momento histórico que atraviesa la humanidad, hoy nos compromete a estar a la altura de las circunstancias y establecer presupuestos legales mínimos que se deben observar cuando el trabajo sea de manera no presencial.

Por Dr. Facundo Perrone Bode
Abogado

Esta nueva modalidad de trabajo que preferimos llamar “Teletrabajo” y que hoy toma gran auge debido a la pandemia que azota al mundo por el COVID-19, es la que llevó a Diputados Nacionales por el Frente de Todos y dirigentes de la Corriente Federal de Trabajadores, a impulsar el Proyecto de Ley sobre el Teletrabajo, hoy sancionado con fuerza de Ley por el Legislativo Nacional.


Es importante destacar, para situarnos en el tema, que el Teletrabajo esa una modalidad de trabajo, realizada en forma parcial o total en el domicilio de la persona que trabaja o en los lugares distintos al establecimiento o los establecimientos del empleador, mediante la utilización de tecnologías de la información y de las comunicaciones.


También debemos observar con atención que a través de la norma se puso claridad sobre situaciones que en la realidad se observaban eran perjudiciales tanto para el Trabajador, como para el Empleador; por no especificar puntualmente cómo se debían manejar ambas partes a la hora de entablar dicha relación laboral. Es por ello que, la Ley de Teletrabajo vino a poner el acento en que las personas que trabajen bajo la modalidad de teletrabajo gozarán de los mismos derechos y obligaciones que quienes trabajen bajo la modalidad presencial.

Esta Ley entrará en vigencia 90 días después de que termine el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio. Las regulaciones específicas para cada rama de la actividad serán acordadas en los convenios colectivos que negocien los gremios y empresarios de cada sector. 

Y como puntos destacados tenemos que decir que la remuneración de los teletrabajadores no podrá ser inferior a la que se percibe bajo modalidad presencial y los convenios colectivos deberán prever una combinación entre prestaciones presenciales y por teletrabajo. Además, la jornada laboral debe ser pactada previamente por escrito en el contrato de trabajo, de conformidad con los límites legales y convencionales vigentes.

Para no dejar dudas sobre la voluntariedad de la modalidad en la prestación de las tareas expresa que: “el cambio de una posición de trabajo presencial a uno de teletrabajo, salvo casos de fuerza mayor debidamente acreditada, deberá ser voluntario y el consentimiento tendrá que prestarse por escrito. Ese consentimiento será reversible en cualquier momento de la relación laboral”.

Otros de los puntos a tener en cuenta cuando hablamos de Teletrabajo son los Siguientes:

TAREAS DE CUIDADO: Quienes acrediten tener a su cargo a personas menores de 13 años de edad, con discapacidad o adultos mayores  tendrán derecho a horarios compatibles con las tareas de cuidado o a interrumpir la jornada.-

DERECHOS COLECTIVOS: Se garantiza el goce de la totalidad de los derechos colectivos, y a los fines de la representación sindical, serán tenidos en cuenta como parte de los trabajadores que prestan tareas en forma presencial.

EQUIPAMIENTO: El trabajador deberá proporcionar el equipamiento, las herramientas de trabajo y el soporte necesario para el desempeño de las tareas.

COMPENSACION: El trabajador remoto tendrá derecho a la compensación por los mayores gastos en conectividad y/o consumo de servicios que deba afrontar. Esta compensación quedará exenta del pago del Impuesto a las Ganancias.

DERECHO A LA INTIMIDAD: Los sistemas de control destinados a la protección de los bienes e informaciones de propiedad del empleador deberán contar con participación sindical a fin de salvaguardar la intimidad de la persona que teletrabaja y la privacidad de su domicilio.

APLICACIONES TRANSNACIONALES: Se aplicará el contrato de trabajo respectivo a la Ley del lugar de ejecución de tareas o la Ley del domicilio del empleador, según sea mas favorable para la persona que teletrabaja.

Después de haber abordado, de una forma breve, dicha legislación de vanguardia a nivel mundial, debemos destacar que para nosotros el Poder Legislativo debe ser un poder activo y con una participación concreta y efectiva en la sociedad.  Ante los desafíos que se presenta un mundo que cambia día a día, esto nos exige estar capacitados para afrontarlos. Debemos estar a  la altura de las circunstancias y comprometidos con el devenir que pueda llegar afectar a la sociedad en su conjunto. Ya que esta ultima deposita en los tres poderes del estado la salvaguardia de sus derechos personales y colectivos.