La CGT reclamó al FMI acompañamiento para alcanzar un acuerdo por la deuda externa

La CGT señaló hoy al Fondo Monetario Internacional (FMI) su “preocupación” por la necesidad de alcanzar un acuerdo de renegociación de la deuda externa para que la Argentina emerja del “default virtual actual”,y le reclamó al órgano crediticio su “acompañamiento” en la negociación entre el Gobierno nacional y los bonistas privados.

Luego de una videollamada entre sindicalistas y autoridades del FMI, la central obrera sostuvo en un comunicado de prensa que “la situación de endeudamiento de la Argentina no es ajena al FMI”, por lo que demandó que “se comprometa en la búsqueda de una solución que garantice sustentabilidad macroeconómica para un desarrollo inclusivo socio-laboral”.

Además, la conducción nacional de la CGT comprometió hoy su participación en “un proceso de diálogo tripartito institucionalizado con el Gobierno nacional y los empresarios -tal como de forma histórica demanda la Organización Internacional del Trabajo (OIT)- para diseñar un modelo de desarrollo productivo

que garantice trabajo de calidad para la totalidad de los argentinos”, afirmó.

Asimismo, la central obrera se opuso a cualquier posibilidad de ajuste sobre los trabajadores o los sectores más vulnerables y también rechazó cualquier reforma laboral.

Los sindicalistas mantuvieron un diálogo con el jefe de la misión del FMI para la Argentina, Luis Cabeddu; su Gabinete, el representante del organismo en el país, Trevor Alleyne, y el director nacional ante la entidad internacional de crédito, Sergio Chodos, ocasión en la cual la CGT expresó su “preocupación” por la necesidad de lograr la renegociación para emerger del “default virtual”.

La central obrera, que colideran Héctor Daer y Carlos Acuña, reclamó a la delegación extranjera “acompañamiento” en esa negociación con los bonistas a fin de lograr de forma rápida “un consenso que permita iniciar el proceso de desarrollo económico que requiere la economía argentina”, puntualizó.

“La actual situación de endeudamiento desproporcionado no es ajena al FMI, por lo que deberá comprometerse en la búsqueda de una solución para garantizar la sustentabilidad macroeconómica que permita un desarrollo socio-laboral inclusivo. La única recuperación económica debe basarse en la creación de trabajo decente para posibilitar el crecimiento de la economía real”, añadió la central sindical.

Las conversaciones continuarán “abiertas” para que “la voz de los trabajadores sea escuchada y debidamente considerada”, concluyeron los dirigentes gremiales.

Por su parte, la delegación del FMI también difundió un comunicado, en el que expresó que el diálogo matutino con la CGT fue “muy productivo y cordial”.

“Fue una oportunidad para escuchar de primera mano de parte de los dirigentes sindicales su visión sobre los desafíos económicos, sociales y laborales del país para el corto y mediano y largo plazo por la crisis generada por la pandemia de la Covid-19”, sostiene el texto.

Y enfatizó que “el FMI compartió la visión de los representantes gremiales respecto de que es necesario hallar una solución a la deuda y, en ese sentido, reiteró su oportuno análisis de que esa carga es insostenible para el país”..

En relación con las negociaciones bilaterales con los acreedores privados de la Argentina, el FMI ratificó su “esperanza” de que se alcance un acuerdo que restablezca la sostenibilidad de la deuda para allanar “el camino para un crecimiento económico fuerte e inclusivo y con generación de empleo”, aseguró.

Además, la delegación reiteró su “compromiso” de continuidad del diálogo con la CGT para profundizar “el entendimiento de la realidad que viven los trabajadores argentinos y los desafíos hacia adelante”, y ratificó su apoyo a la gestión del Gobierno y su voluntad de pago y a la renegociación de la carga pública.

La CGT había señalado su respaldo al Gobierno nacional, en un contexto de negativa a “un ajuste sobre los trabajadores o sectores más vulnerables”, y también rechazó “cualquier posibilidad de producir una reforma laboral”, aunque sus dirigentes reconocieron que el FMI tampoco “la tiene hoy en agenda”.

Por último, la central obrera -según sus voceros- también planteó hoy a la delegación del organismo financiero la necesidad de que otorgue “ayuda financiera” para que “la Argentina pueda rápidamente poner en marcha un plan nacional de desarrollo económico, productivo, laboral y social”.