En Albardón siguen construyendo viviendas, pero a ritmo lento

En Albardón siguen construyendo viviendas, pero a ritmo lento

“Estamos atendiendo algunos planes que teníamos pendientes, queremos terminar con los barrios que estaban demorados”, dijo el intendente Jorge Palmero. Además, anticipó que analizan implementar un sistema de moratoria para que los vecinos puedan ponerse al día en las tasas municipales y lograr una mejor recaudación. Pero esto será más adelante.

Nadie la pasa bien en esta cuarentena y el impacto económico que esta generando la pandemia del coronavirus se hace sentir en todos los sectores, pero en las zonas rurales, las demandas son mayores, especialmente cuando no pudieron concretarse obras públicas que eran urgentes. Es el caso del plan de viviendas que tenían previsto ejecutar este año en el departamento Albardón y que siguen siendo prioridad. Por este motivo, continúan construyéndose algunos barrios, aunque con un ritmo más lento.
“En la medida que se fue liberando la obra pública, de alguna manera se continuó trabajando. Estamos atendiendo algunos planes de viviendas que teníamos pendientes, no con la rapidez que nos gustaría porque estamos sujetos a las restricciones necesarias que requiere la pandemia”, dijo el intendente de Albardón, Jorge Palmero.
Mientras tanto, esperan que en los próximos meses se pueda habilitar por completo las obras y contar con los recursos económicos para hacerlo. “Somos conscientes que será muy difícil salir de esto y llevará un tiempo largo, pero hay que ser optimista”, añadió el Jefe Comunal.
Asimismo, anticipó que desde el municipio están realizando un estudio impositivo para más adelante implementar un sistema de moratoria y que los vecinos puedan ponerse al día con la tasa municipal y de esta forma, activar la recaudación que “siempre fue crítica y en los días de pandemia mucha más”.
“En estos momentos no podemos pedirle a la gente que pague la contribución municipal, muchos han quedado sin trabajo y todo se encareció. Solo estamos recibiendo el pago de algunas empresas que trabajan en el departamento”, explicó el Intendente de Albardón.
Por todo ello, Palmero pidió a los albardoneros ser pacientes, seguir los cuidados recomendados y esperar que todo se normalice hasta recuperar por completo todas las actividades económicas.
“No podemos olvidar que el riesgo de la pandemia sigue vigente. Si observamos que comienzan a haber mas contagios deberemos volver a atrás, entonces, hay que evitar que eso no suceda. Si nos cuidamos bien y somos respetuosos podremos avanzar a seguir trabajando para la recuperación de la economía.

Dengue, la otra gran preocupación
Por otro lado, desde el municipio vienen trabajando fuertemente en desinfectar los lugares de mayor concentración, calles y veredas para combatir el mosquito que transmite el dengue, otra enfermedad que preocupa y que en los últimos días ha incrementado la cantidad de casos en la provincia.
“Estamos haciendo desinfecciones en forma periódica en lugares de concentración y estamos permanente haciendo recorridos. En el cementerio ya no hay floreros con agua y pedimos a los vecinos que tengan todos los recaudos necesarios para evitar criaderos de mosquitos”

Comercio, con distancia y sin aglomeraciones

En los primeros días de habilitación de comercio, dentro de la flexibilización de la cuarentena por el COVID-19, en Albardón el movimiento fue normal, sin generarse aglomeraciones y respetando la distancia de metro y medio por persona. “Nos preocupaba que se formaran largas filas en los ingresos al comercio, que la gente no respetara la distancia, pero no hubo inconveniente”.

Por tratarse de un departamento rural, la demanda se genera en mayor medida en el rubro de alimentación, por lo que en este caso se disponen de otros horarios.

Asistencia alimentaria

Desde que se decretó la cuarentena y el país entró en una nueva crisis generada por la pandemia del coronavirus, en el departamento Albardón mantienen la asistencia alimentaria a las familias de bajos recursos, en un trabajo coordinado con el Ministerio de Desarrollo Humano del Gobierno provincial.

“Es lo que más esfuerzo nos demanda, en la recepción de la mercadería, empaque y distribución. Todas estas tareas están a cargo del área social y evitando que se produzcan concentraciones. La última medida que tomamos es la distribución en los domicilios y evitar que la gente salga a la calle”, señaló el intendente.

Share