Elecciones en la UNSJ: Patrón de Estancia

Aunque debería darle vergüenza, el rector de la UNSJ se ha esmerado en estos días en demostrar que es un patrón de estancia y que tiene a todos bajo sus pies.

Por Mónica Morvillo
Consejera Superior de la UNSJ

Claro que tiene razones fuertes para creerlo, ya que durante 8 años de su gestión fomentó que los decanos firmaran designaciones docentes ilegales – sin sustanciación concurso público- en carácter de interinos violando la ley de Educación Superior, lo que fue a cambio de los votos cautivos de esos docentes en las elecciones y reelecciones de autoridades.

Cualquiera gana elecciones así:

Cuatro años de designaciones automáticas a cambio de un 1 voto seguro.

En el modelo “democrático” de estas generaciones de autoridades universitarias los cargos interinos alcanzaron a consejeros y sindicalistas, esfumándose toda clase de oposición y de control sobre los actos de decanos y rector de la UNSJ.

La ausencia de denuncias y el paraguas de la Autonomía Universitaria, fueron las garantías de la impunidad.

Nasisi, con gran “ingenio”, ha logrado eludir por 5 años -desde 2015- y demorar -a cuenta gotas- la regularización de los docentes interinos con más de 5 años de antigüedad, dispuesta por el Convenio Colectivo Docente.

Con ayuda de un falso gremio promovido por él, se negaron a regularizar automáticamente a quienes han validado por más de 5 años con designaciones anuales, imponiendo un mecanismo obstructivo y dudoso de evaluación que pone en duda la idoneidad y pertenencia de los docentes a la UNSJ.

Luego de tantos años de su gestión faltan docentes concursados para cubrir cargos de consejeros, que cumplan y hagan cumplir las normas universitarias, faltan docentes que estén fuera de ese círculo vicioso e infeccioso que logró instalar para su vigencia en la UNSJ, pero claro, sobran votos cautivos para la próxima elección.

Ese modelo, con grandes cantidades de docentes aún interinos y nada de control, es su mérito y le da autoridad para desconocer a cualquiera de sus aliados que osen de

proponer “un proyecto de universidad que aún no ha visto”, y no apruebe. No vaya haber algún candidato que quiera cumplir la ley y desbarate la discrecionalidad conseguida y afianzada que le costo tanto conseguir.

Es hora que los docentes comprendan que con cualquier otro candidato que no represente a Nasisi, les va ir mejor.

Mónica Morvillo

Consejera Superior

FCEFN