En el 2018 Pamela Rodríguez había pedido protección en la Policía y Angelo Castillo no podía acercarse a ella

Ante el femicidio de Pamela Rodríguez ocurrido en la madrugada del 23 de febrero en el departamento de Calingasta, la doctora Roxana Espín, jueza de Paz ofreció detalles de las medidas preventivas que se tomaron desde que la víctima había solicitado protección en la Seccional 16, el 31 de octubre del 2018. Así procedieron:

El 24 de octubre de 2018 Pamela Rodríguez completó un formulario de protección en la Seccional 16 de Calingasta, el cual fue firmado por su madre.
El 25 de octubre ingresó al Juzgado de Paz y el mismo día se libró una citación para el día 26 de octubre de 2018, tanto para la madre como para su hija.
El 31 de octubre de 2018, la jueza Roxana Espin resolvió prohibirle a Ángelo Castillo el acercamiento y comunicación respecto de Pamela Rodríguez y abstenerse de toda conducta que implique agresión o molestia alguna a través de cualquier medio: llamadas telefónicas, redes sociales o cualquier otro tipo de comunicación. Además, la jueza resolvió que Castillo y Rodríguez debían concurrir a un programa de abordaje terapéutico, iniciando terapia con profesional en psicología.
Ante el test de embarazo positivo de Pamela Rodríguez, el 28 de noviembre de 2019, en la sede del Juzgado de Paz, la Jueza y el Equipo Interdisciplinario de Niñez Adolescencia y Familia se reunieron con los jóvenes y sus progenitores. En esa reunión se acordó mantener las medidas preventivas, salvo en lo relativo a la comunicación referente al embarazo.
En ese caso, se informó que Castillo debía aportar lo necesario para que Pamela Rodríguez pueda realizar controles, estudios médicos, alimentación indicada por nutricionista, vitaminas, y otras necesidades. Esta medida se tomó con el fin de generar responsabilidades parentales en los adolescentes y garantizar el normal desarrollo del embarazo.