Nasisi y Coca, unidos por el espanto: La sociedad que destruyó las mentes universitarias

El año pasado, el titular de la institución dejó fuera de su equipo a la secretaria de Comunicación y a la de Posgrado, figuras ligadas a la número dos de la casa de altos estudios. Hoy se muestran separados de cara a la campaña electoral para elegir autoridades en junio próximo, aunque su sociedad marcó negativamente la mente de miles de estudiantes.

El Rector de la Universidad Nacional de San Juan, Oscar Nasisi y la actual vicerretora, Mónica Coca formaron una sociedad que parecía indisoluble. Hoy en día ya no es así. Sin embargo, en sus años de sociedad política, marcaron una línea ideológica-partidaria en la UNSJ, una casa de altos estudios que requiere enseñanza de conocimientos para formar estudiantes en lugar de partidismo político-ideológico. Ambos están cortados por la misma tijera, aunque ahora intenten mostrarse separados.

Nasisi y Coca conformaron la dupla que ganó en dos elecciones seguidas la conducción de la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ), la última de ellas, por primera vez sin necesidad de ir a un balotaje. Sin embargo, en el último tramo del mandato, el vínculo se rompió drásticamente hace algo de un año entre el rector Oscar Nasisi y la vice Mónica Coca, al punto que ya ni se hablan y la pelea quedó más al descubierto por el desplazamiento de dos funcionarios que se dieron el año pasado. Sin embargo, de cara a esta nueva campaña de cara a las elecciones en la UNSJ, en junio próximo están formando una nueva alianza en la que Mónica Coca sería la candidata a Rectora.

El año pasado, el titular de la institución dejó fuera de su equipo a la secretaria de Comunicación y a la de Posgrado, figuras ligadas a la número dos de la casa de altos estudios. En la práctica se trató de un recorte de poder para Coca y un aislamiento de cara a los comicios de este año, en los que la mujer tiene aspiraciones de competir para llegar al máximo cargo.

La movida alimentó aún más el tenso y convulsionado clima que se vive en la universidad. Es que la Cámara de Casación Penal, el máximo órgano penal del país, además confirmó otro procesamiento contra Nasisi por la retención indebida de bienes de los ingenieros Carlos Rudolph y José Mattar. Además, había generado polémica la posibilidad de una prórroga de los mandatos de todas las autoridades y la versión sobre la instalación de una chance para la re-reelección del rector en el marco de la reforma del estatuto para darle participación electoral a la Escuela de Ciencias de la Salud. Ante ambos temas, Nasisi dio una conferencia de prensa en la que negó ambos escenarios.

Nasisi cumplirá su segundo mandato en junio de este año y no puede repetir. Por su parte, la vicerrectora no ha ocultado sus pretensiones de calzarse el traje de candidata para liderar el rectorado. Y si bien Coca ha venido respaldando en la gestión al titular de la casa de estudios, nunca tuvo un gesto por parte de él para ser su sucesora. De hecho, la relación se rompió y ahora no se hablan, se evitan y pocas veces la vice es convocada a actos oficiales. En los que están juntos, la convivencia es meramente protocolar.

El recorte de poder a la vice se venía dando hace un tiempo en la Secretaría de Comunicación, en la que se le pidió la renuncia a la Secretaria de Comunicación Mariela Miranda, cercana a Coca.

La otra alfil de la actual número dos en el rectorado es Adela Cattapán, secretaria de Posgrado. Si bien es cierto que le salió el beneficio de la jubilación, el acuerdo era que continuara hasta el final de mandato, resaltaron las fuentes. Por eso, la decisión de que no siga (y que se respete a rajatabla su retiro) está ligada a la interna y al vacío hacia Coca, señalaron.

En realidad, desde hace tiempo se viene hablando que Nasisi tiene un acuerdo con el decano de la Facultad de Ciencias Exactas, Rodolfo Bloch, para que este sea el candidato para la sucesión. Ambos se enfrentaron en 2012 en una dura campaña (con golpes bajos incluidos en redes sociales), pero luego sellaron la paz. Otro que suena es el titular de Arquitectura, Roberto “Duro” Gómez, quien también tiene buenas migas con el actual rector.

Los dos procesamientos de Nasisi

El año pasado también salió a la luz la resolución de la Cámara de Casación Penal que confirmó el procesamiento de primera instancia contra Oscar Nasisi por la retención indebida de bienes a los ingenieros Rudolph y Mattar (fallecido). El caso data de hace casi tres décadas y los magistrados entendieron que las pertenencias “continúan dentro del ámbito de custodia de la Universidad”, por lo que la responsabilidad recae sobre las autoridades actuales. Además, sostuvieron que quedó demostrado que Nasisi, con su accionar, obstaculizó el proceso de devolución de los objetos reclamados. El fallo resultó un duro revés, ya que la Cámara de Apelaciones de Mendoza le había dictado la falta de mérito.

El escándalo del estudiante electrocutado, ¿queda en nada? El rector además carga con otro procesamiento como presunto responsable del delito de homicidio culposo por la muerte del alumno Fernando Reinoso, quien falleció por una descarga eléctrica en un aula de Ingeniería cuando Nasisi era decano. La justicia determinó que cuando se produjo la muerte del alumno el edificio universitario no cumplía con las normas básicas de seguridad.

Cecilia Gil, quien es madre de los dos hijos de la víctima, recordó que tras la muerte de su marido pasó ocho meses sin trabajo y lamentó que “nadie” la llamó ni “para saber si mis hijos tenían para comer”.

“Salí adelante y me prometí que hasta el último día de mi vida voy a luchar por él”, remarcó.