Jorge Cocinero Raed contó porqué quiere ser el nuevo rector de la UNSJ

El secretario de Obras y Servicios de la Universidad Nacional de San Juan, arquitecto Jorge Cocinero Raed, contó los motivos que lo llevaron tomar la determinación de querer ser rector de la casa de altos estudios.

El actual titular de la cátedra Taller de Arquitectura 4 y también titular de la Cátedra Taller 6 (Tesis) de la Facultad de Arquitectura Urbanismo y Diseño de la UNSJ comentó que siente la necesidad de devolver a la sociedad parte de lo que le brindó a través de la institución académica. Entre los motivos que lo llevaron a tomar la decisión de competir en las elecciones universitarias para rector, está la experiencia de vida, que lo remonta a su época de estudiante con muy escasos recursos y pese a ello logró obtener una formación profesional y un título universitario.

Con respecto a esa intención de devolución, es que Raed ha sido siempre un activo participante de las instituciones y las actividades de la vida social, accediendo a cargos en organismos profesionales como el Colegio de Arquitectos del cual fue presidente, agrupaciones en las cuales se ha comprometido con el medio a través de la protección del patrimonio provincial y también la intención de conformar o formar parte de gobiernos universitarios.

Con una vasta trayectoria participando de la vida activa de la universidad, Jorge Cocinero Raed pretende ser la máxima autoridad universitaria y pare ello ha conformado un espacio plural, donde todas las voces, políticas de pensamiento y formación, puedan confluir y desde ahí lograr encontrar un camino común para la universidad de todos.  

Consultado sobre las mejoras que debe sufrir la universidad, el profesional apuntó en principio a las comunicaciones, dijo “Creo que en el nuevo sistema educativo, pensando en el nuevo estudiante de la universidad, el perfil educativo que tiene hoy la universidad es completamente distinto al de hace unos 20 años. Las redes se han convertido en elementos sustanciales, internet es un elemento que nos dice y nos marca y hasta nos enmarca dentro de una sociedad.

Por eso hemos trabajado mucho para que las redes de fibra óptica estén en todas las unidades académicas. Falta ahora ver cómo instalamos todos los equipos que son necesarios para el buen funcionamiento de estos sistemas.

Sobre la formación académica, el profesional aceptó que muchas carreras están actualizadas pero otras han quedado obsoletas y no se han ido actualizando conforme al desarrollo de los tiempos que corren.

Pensando en acortar los tiempos de culminación de carreras por parte de los alumnos Cocinero Raed indicó que desde la conducción, se puede hacer algo para acortar los tiempos de terminación de las mismas y una de las medidas es la implementación del dictado de materias de manera virtual, esa sería una parte fundamental que hay que empezar a trabajar para que la universidad se pueda brindar completamente a la sociedad y a las comunidades que están más alejadas de la ciudad porque es muy difícil para los alumnos poder concurrir.

Con una materia virtual se evitaría la deserción, ya que no sería necesario un gasto económico para el traslado del alumno, que a veces por falta de recursos debe dejar de ir a la facultad donde estudia, dijo Raed.

Esta es una herramienta fundamental y esencial que se debe poner en práctica como sucede en muchas partes del mundo y eso debe ayudar a muchos alumnos que deben tener un cursado presencial de alguna materia.

Sobre los recursos de la universidad, Jorge Cocinero aclaró primero que los recursos son “muy escasos, estamos acotados, al decir que el 96 por ciento de los recursos que recibe la universidad van destinados a sueldos, vemos que con un cuatro por ciento restante, es difícil llevar adelante proyectos sustanciales, especialmente de infraestructura que nos permita ir mejorando”. Así mismo en ese sentido dijo que deberemos tener la habilidad y la suficiente capacidad para gestionar recursos que nos permitan llevar adelante estos proyectos, primero con el gobierno de la provincia y también con el gobierno nacional.

Culminación de la Escuela de Música

Como eje de gestión el aspirante al rectorado, mencionó dos puntos fundamentales, uno tiene que ver con la infraestructura y el otro punto es el académico, aclarando que no quiere poner prioridades, porque son dos aspectos muy fuertes a los que hay que apuntar. “Porque estoy convencido que en materia de infraestructura tenemos una deuda social y no académica con la comunidad y el deber y obligación de terminar la escuela de música.

“ Me siento parte de esa sociedad de la Escuela de Música y pese a los diferentes acontecimiento por lo que ha pasado, la intención de terminarla no se ha logrado por problemas a veces ajenos a la universidad, como la quiebra de la empresa que comenzó a construirla y la dejó con un 40 porciento de la obra en pie.” Aseguró Raed.

Luego hubo un llamado a licitación cuya única empresa que se presentó presupuestó por encima del 40 porciento del presupuesto oficial, cuando el pliego permitía hasta un 20 por ciento, entonces esa desierta licitación se declaró desierta. Luego la no obtención de recursos ante la Nación para continuar con el proceso de llamado a licitación y culminación de la obra. Al día de hoy están todas las carpetas necesarias, presentadas ante el Ministerio de Planificación Federal de la Nación para llamar a licitación y así tatar de obtener los fondos necesarios para la obra culmine. Actualmente demandaría una inversión de 110 millones de pesos.

Centros de estudiantes

En función de los centros de estudiantes y las diferentes agrupaciones estudiantiles que existen en el ámbito universitario, Cocinero raed dijo tener muy buena relación con todos y reflexionó que “como secretario de Obras de la UNSJ el contacto con los centros estudiantiles es permanente y constante, porque son muy dinámicos y activos y es que los alumnos es a través de ellos que transmiten sus inquietudes y necesidades en cuanto a lo que se debe brindar desde la Universidad y quien interviene ahí es la Secretaría de Obras y Servicios”.

Como mensaje para los estudiantes y fundamentalmente al nuevo estudiante, es que “nosotros estamos pensando en un profesional que va a tardar cinco años en recibirse y después otros cinco años para acomodarse, es decir que desde nuestro espacio pensamos en un profesional a 10 años. Por lo tanto estamos trabajando con todas la herramientas necesarias para que ese profesional cuando llegue a su plenitud, tenga la posibilidad inmediata de insertarse en el medio” concluyó el arquitecto Raed.