Objetivo 2020: Cómo ser feliz

Todos los humanos tienden a reflexionar más sobre las malas experiencias que las positivas. Es una adaptación evolutiva: el aprendizaje en las situaciones peligrosas o dolorosas que hemos enfrentado en la vida (bullying, traumas, traiciones) nos ayuda a evitarlos en el futuro y reaccionar rápidamente en una crisis.

Pero eso significa que tienes que trabajar un poco más para entrenar tu cerebro y controlar los pensamientos negativos. Por tanto:
No trates de detener los pensamientos negativos. Decirte a ti mismo “Tengo que dejar de pensar en esto o aquello”, solo te hace pensarlo más. En cambio, mejor asume tus preocupaciones. Cuando estés en un ciclo negativo, reconócelo. “Me preocupa el dinero”, “Estoy obsesionado con los problemas en el trabajo”, etc.
Trátate como un amigo. Cuando te sientas negativo contigo mismo, pregúntate qué consejo le darías a una amigo en tu misma situación.
Desafía tus pensamientos negativos. El cuestionamiento socrático es el proceso de desafiar y cambiar los pensamientos irracionales. Los estudios demuestran que este método puede reducir los síntomas de depresión. El objetivo es llevar una mentalidad negativa (“Soy un fracaso”) a una más positiva (“He tenido mucho éxito en mi carrera. Este es solo un revés. Puedo aprender de ello y ser mejor “.) Aquí hay algunos ejemplos de preguntas que puede hacerse para desafiar el pensamiento negativo.
En primer lugar, anote sus pensamientos negativos, como: “Estoy teniendo problemas en el trabajo, y estoy cuestionando mis habilidades”.
Luego, pregúntese: “¿Cuál es la evidencia de este pensamiento?”
“¿Estoy basándome en hechos o sentimientos?”
“¿Podría estar malinterpretando la situación?”
“¿Cómo sería ver la misma situación de manera diferente?
“¿Cómo vería esta situación si le hubiera sucedido a otra persona?”
Resultado final: Los pensamientos negativos los tenemos todos, pero si los reconocemos y tratamos de cambiarlos, estaremos dando un gran paso hacia una vida más feliz.

Respiración controlada
La ciencia está empezando a demostrar que los beneficios de esta antigua práctica son reales. Los estudios han encontrado, por ejemplo, que las prácticas de respiración pueden ayudar a reducir los síntomas asociados con la ansiedad, el insomnio, el trastorno de estrés postraumático, la depresión y el trastorno de déficit de atención. Durante siglos, los yoguis han practicado el control de la respiración para aumentar la concentración y mejorar la vitalidad. Buda, de hecho, abogó por la respiración en la meditación como una forma de iluminación.
Inténtalo.

Reescribe tu historia
Escribir sobre uno mismo y sus experiencias personales puede conducir a cambios en el comportamiento y mejorar la felicidad. (Ya sabemos que la escritura expresiva puede mejorar los trastornos del estado de ánimo y ayudar a reducir los síntomas en pacientes con cáncer, entre otros beneficios para la salud.)
Algunas investigaciones sugieren que la escritura de un diario personal durante 15 minutos al día puede conducir a un aumento en la felicidad general y el bienestar, en parte porque nos permite expresar nuestras emociones, ser conscientes de nuestras circunstancias y resolver conflictos internos.
Todos tenemos una historia personal que da forma a nuestra visión del mundo y de nosotros mismos. Al escribir y editar nuestras propias historias, podemos cambiar nuestra percepción de nosotros mismos y determinar los obstáculos que se interponen en el camino de nuestro bienestar personal. Aquí hay un ejercicio de escritura:

  1. Escribe una breve historia sobre tu lucha. Estoy teniendo problemas de dinero. Me está costando hacer amigos en una ciudad nueva. Nunca voy a encontrar el amor. Estoy peleando con mi cónyuge.
  2. Ahora escribe una nueva historia desde el punto de vista de un observador neutral, o con el tipo de aliento que le darías a un amigo.
  3. El dinero es un desafío, pero puede tomar medidas para no sufrir estragos financieros.
  4. Todos luchan en su primer año en una nueva ciudad. Dale tiempo. Únete a algunos grupos.
  5. No te enfoques en encontrar el amor. Concéntrate en conocer gente nueva y divertirse. El resto seguirá.
  6. Las parejas discuten. Así es como vería la situación un observador neutral.

Numerosos estudios muestran que escribir y reescribir la historia propia puede alejar la mentalidad negativa y procurar una visión más positiva de la vida.

Mantente activo
Cuando las personas se levantan y se mueven, aunque sea un poco, tienden a ser más felices que cuando están quietas. No se trata de una actividad rigurosa, basta con una caminata suave.

Procurar ser más optimista
El optimismo es en parte genético, en parte aprendido. El optimismo no significa ignorar la realidad de una situación grave. Después de una pérdida de trabajo, por ejemplo, muchas personas pueden sentirse derrotadas y pensar: “Nunca me recuperaré de esto”. Un optimista reconocería el desafío de una manera más esperanzadora, diciendo: “Esto va a ser difícil, pero es una oportunidad para repensar los objetivos de mi vida y encontrar un trabajo que realmente me haga feliz”.
Y pensar pensamientos positivos y rodearte de personas positivas realmente ayuda. El optimismo, como el pesimismo, puede ser infeccioso.

Encuentra tu lugar feliz
Imagina una escalera, con escalones numerados desde cero en la parte inferior hasta 10 en la parte superior. La parte superior de la escalera representa la mejor vida posible para usted y la parte inferior de la escalera representa la peor vida posible para usted. ¿En qué escalón de la escalera dirías que estás parado en este momento?