Hensel expuso al país el programa sanjuanino para potenciar el ladrillo artesanal

La decisión política de promover y a la vez regularizar el trabajo de un sector consuetudinariamente informal, fue el eje de la disertación del ministro de Minería Alberto Hensel en Capital Federal.

El funcionario expuso sobre el Programa Provincial de Promoción y Regularización de la Actividad Ladrillera. Se trata de una iniciativa única en el país, que propone crear un registro de productores artesanales de ladrillo para que puedan proveer preferencialmente a la obra pública.

Hensel fue el principal orador en la II Jornada sobre la Actividad Ladrillera organizada por la Unión Obrera Ladrillera (UORLA) en la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo.

Hubo una nutrida concurrencia de público, entre el que se encontraban dirigentes como Héctor Daer, de CGT; Gerardo Martínez, de UOCRA; Luis Cáceres, de UORLA y representantes de delegaciones de todo el país.

El programa que beneficia a 3.000 trabajadores

La Ley 1601-J sancionada en San Juan crea el Programa Provincial de Promoción y Regularización de la actividad minera. El gobernador Sergio Uñac impulsó la reglamentación del articulado pensando en un doble propósito: formalizar el trabajo del sector y a su vez darle preferencia al ladrillo artesanal como insumo de la obra pública provincial.

Con esta norma, las dependencias y organismos públicos encargados de contratación de obras públicas provinciales podrán contratar como proveedores a ladrilleros artesanales inscriptos en el registro pertinentes.

La autoridad de aplicación es el Ministerio de Minería, que podrá celebrar acuerdos que tengan como fin la creación de Polos de Producción Ladrillera (PPL) pudiendo verificar y determinar la ocupación de espacios, técnicas y volúmenes de producción, los estándares laborales y de la comercialización del ladrillo sanjuanino que mejoren la participación de los trabajadores en los beneficios que genera la actividad.

La ley, además, establece participación de la Secretaría de Estado de Ambiente. La misma elaborará un diagnóstico de las áreas ocupadas y a ocupar por la actividad y lo mantendrá actualizado para remitir a municipios. Además, fiscalizará el cumplimiento del plan de mitigación del impacto ambiental generado por la actividad ladrillera y lo remitirá a la autoridad de aplicación y a cada uno de los municipios involucrados.

La UORLA podrá acompañar el empadronamiento en campo y la revisión del mismo con una periodicidad acorde.

En el plan integral para la actividad, está previsto destinar fondos para brindar capacitaciones, actualización tecnológica, plan de saneamiento de pasivos ambientales, desarrollo de la actividad, etc.