Todos aman a Roger Federer: el mensaje de Diego Maradona y el regalo de Juan Román Riquelme

Lo que genera Roger Federer en cada lugar que visita, es difícil de explicar. Es una de las pocas personas que ha caminado y camina este mundo que nadie discute. Un rockstar que atrae por su talento con la raqueta, por su técnica y porque también es hijo, marido, buen padre. Y, encima, se permite el tiempo para divertirse, derribando el prejuicio de muchos que creen que es pura frialdad suiza.

Pareciera que el tenista de 38 años hiciera todo bien. Por eso, es admirado por las 15 mil personas que disfrutaron en vivo de su show en Parque Roca, por los que lo siguen año tras año en el circuito. Incluso por aquellos con los que se codea en el exclusivo salón de los deportistas más importantes de toda la historia.

Así lo demostró el mismísimo Diego Maradona, quien le grabó al suizo un mensaje especial: “Hola maestro, máster, máquina: fuiste sos y serás el más grande. No hay otro que te pueda asomar. Quiero que por cualquier problema que tengas en el país, me llames, me digas lo que necesitás. Y, por supuesto, un beso grande a tu señora y tus hijos”.

Un cariño especial con Román

“Sé que muchas veces dicen que el campeón de Wimbledon o alguien como yo tendría que tener las llaves de Wimbledon, como si fuese un pequeño jardín. Obviamente, muchas veces siento que es así y que es un poco parte de mi casa (…) Algo así como es la cancha de Boca para Riquelme”, había dicho Federer en diálogo con TyC Sports en sus primeras horas en Buenos Aires.

Antes de comenzar la exhibición con el alemán Alexander Zverev, el mejor tenista de todos los tiempos se dio el gusto de encontrarse con Román, quien venía de sacudir el mundo político de Boca al anunciar que participará en la fórmula presidencial junto a Jorge Amor Ameal y Mario Pergolini.

El ídolo xeneize le regaló al suizo una camiseta de Boca con su nombre y el 10 estampado en la espalda, y ambos se tomaron una fotografía.

Curiosamente, cuando Roger tomó contacto con el público, agradeció las demostraciones de cariño y los cantitos haciendo el Topo Gigio, el gesto que inmortalizó Riquelme.