¡Histórico! Argentina le ganó a Francia y jugará la final contra España el domingo

La selección argentina de básquetbol es sinónimo de temple, coraje, energía, valor y ganas de competir. Después de 17 años vuelve a una final de un Mundial, luego del contundente triunfo ante Francia por 80-66. Y lo que parecía un sueño, terminó siendo una noche de gloria a miles de kilómetros de nuestro país.

Campazzo se abraza con Laprovittola segundos antes del cierre. Los jugadores se toman la cabeza porque no pueden terminar de creerlo. Otra lección más en Oriente. Es imposible quedar afuera de semejante hazaña. Es historia pura. Es el alma en la cancha.

Este domingo, el equipo de Sergio Hernández se medirá en la final frente a España, que en el primer turno venció a Australia por 95-88 en un partido trepidante y luego de dos tiempos extra, porque habían igualado en 71 puntos y luego en 80. Es la tercera vez que el conjunto nacional llega a una definición mundialista, después del título de Argentina ’50 y el subcampeonato de Indianápolis 2002.

La primera contienda

El comienzo del partido fue de estudio absoluto. Cada equipo decidido a defender alto para evitar traslados y consumir segundos. Un arranque de Luis Scola a toda orquesta con 10 puntos en siete minutos acomodó en la cancha a la Argentina. Campazzo se sumó enseguida con un triple (10-2) para obligar a Francia a gastar su primer tiempo muerto en apenas 4 minutos. Francia movió el banco y con Nando de Colo y con Labeyrie le dieron soluciones ofensivas y acecharon al conjunto nacional. El aporte de Deck le dio otro aire al equipo y se sostuvo arriba la Argentina en el primer cuarto: 21-18.

Una mesa de ajedrez

Sin respiro en el segundo cuarto fueron golpe por golpe y a la Argentina le costó anotar como en el primer cuarto, ya que Francia ajustó la defensa para poner incómodo al equipo de Hernández.. De Colo y Fournier comenzaron a dominar el juego y pasaron a dominar el marcador (24-23). Las soluciones llegaron nuevamente de la mano de Campazzo, porque le ofrece una marcha más al ataque argentino. Delía apareció en escena, se sumó Laprovittola y Deck, siempre Deck, para recuperar la dinámica que tanto le sirve al conjunto nacional (29-24). La defensa de la Argentina comenzó a sacar de enfoque a Francia y le cortó la dinámica a Fournier. La doble base celeste y blanca dio resultados para sostener fluído el ataque y cerrar la primera parte arriba con un bombazo de Campazzo y dominar el marcador por 39-32.

Un duelo de conductores

La máxima diferencia la estableció la Argentina en el comienzo de la segunda mitad. Tres tiros libres de Vildoza abrieron la cuenta (42-32) y después mantuvo la distancia con otro triple. Es que Francia respondió con bombazos de Albicy y de Batum. Pero la energía defensiva celeste y blanca volvió a impactar en el juego, porque Francia no pudo entrar en ritmo y le provocó 7 pérdidas (50-38). La cantidad de recursos de Les Bleus es lo que permitió que la Argentina no lo sacase del juego, porque Fournier, Ntilikina y De Colo no dejaron de insistir. Pero cuando entra en acción Campazzo y Vildoza se pone en sintonía el equipo fluye. La lectura del juego que hizo el staff técnico fue determinante para poder establecer una diferencia que por momentos llegó a los 15 puntos (55-40). No es sencillo aguantar el talento galo, pero defendiendo al límite y negando la línea de pase la Argentina pudo cerrar el período dominando (60-48).

El acto decisivo

La furia de Francia arrancó con triple de Baye y la respuesta no tardó en llegar con Larovittola, que aportó un triple y una asistencia a Scola para mantener lejos al rival (65-55). No fue sencillo sostener al equipo europeo, presionaron defensivamente y la Argentina se quedó sin gol y por dos minutos y medio estuvo en 65 puntos. Un libre de campazzo y un doble de Deck sacó del pozo al conjunto nacional (68-57). El efecto Scola hizo estallar el estadio, dos triples del capitán pusieron una luz muy importante a poco más de dos minutos (74-59).