Modo off para la grieta

Macri y Fernández hablaron. Eso denota voluntad de diálogo y un posible cooperativismo entre ellos. La sociedad y los mercados se calman. Ahora, se espera que esta armonía siga hasta octubre y que hasta diciembre la transición sea ordenada y con respeto.

Por Paola González
Diario Las Noticias

Parece que entendieron. A la grieta le queda poca batería y finalmente el tan esperado diálogo está resultando. El llamado telefónico entre Mauricio Macri y Alberto Fernández está generando cierta calma después de la turbulencia que dejó el resultado de las PASO, el pasado 11 de agosto. Ahora, con la convocatoria de Hernán Lacunza a los asesores económicos de todas las fuerzas políticas para que lo ayuden a equilibrar la economía del país no es más que una muestra de verdadera “unidad nacional”.
Y fue justamente el termino “unidad” el que primó durante la campaña y seguro será usado una y otra vez, hasta octubre.
Lo cierto es que ahora, con estos gestos parece que no será tan solo una palabra lanzada al aire, sino que comienza a ponerse en práctica. Y es eso lo que los argentinos necesitamos: dejar del lado el individualismo, el egoísmo, el orgullo y las mezquindades.
Es momento de empujar todos para un mismo lado: sin renegar de lo que pasó y empezando a escribir una nueva historia, que hable de progreso, de desarrollo, de crecimiento y de esperanzas. Nos aferremos a eso, no todo está perdido en este país que cada día tiene la oportunidad de salir adelante, pese a las adversidades que se presentan. Y es la clase política la que debe dar el ejemplo.
Basta de peleas, de chicanas y de pleitos que lo único que hacen es generar más división en la sociedad.
El acercamiento de Macri y Fernández era lo que se esperaba: una simple señal de respeto y educación. Según los economistas, esta actitud será bien vista por los mercados e inversores y, si bien, no es la solución mágica, al menos traerá un poco de armonía.  Ojalá que, de la misma forma, kirchneristas, macristas y cuanto fanático político y/o militante anda suelto por ahí bajen un cambio y deje de haber tanta agresión entre compatriotas. Porque al final, todos habitamos este bendito territorio y si estamos divididos, “nos devoran los de afuera”.
Todavía no se sabe que pasará en las Generales del 27 de octubre, la instancia definitiva (o no, si hay ballotage) pero los resultados de las PASO indican que Alberto Fernández sería el nuevo Presidente. De ser así, se espera una transición ordenada y que en diciembre veamos un traspaso de mando con los dos presentes: el que sale entregando el bastón al que asume y no volver a ser un papelón mundial, como sucedió en el 2015. Mostremos cordura, educación y respeto y el mundo volverá a confiar en Argentina.
Todavía quedan dos meses por delante antes que volvamos a las urnas, solo pedimos que sea en paz y que la famosa grieta termine su mandato y asuma el dialogo que tan bien nos hace a todos.