Argentina en caos por un presidente que se va

Por Ricardo Azócar

El presidente Mauricio Macri quedó totalmente debilitado ante el abrumador triunfo de Alberto Fernandez en las Paso

Es que los argentinos fueron a votar el último domingo 11 y castigaron a Macri votando a Alberto Fernandez como nuevo presidente. No fueron a votar para elegir un candidato, votaron un presidente. Esa fue la intención del votante en las Paso.

Entonces Argentina entró en caos. Macri quedó debilitado. Fuera de juego decía el Finnancial Time de Londres, y los mercados hicieron la suya. El dólar arriba, a más de $ 62, las tasas arriba del 75%, las acciones de las empresas a la lona y el riesgo país a 1.900. Una locura. Porque los salarios se devaluaron más del 35%. Y el presidente perdió la cordura del primer momento. Se volvió loco. Echó al gurú Duran Barba y acusó a los kirchneristas de causar el caos en el país. No sabemos como aguantó Marcos Peña, el jefe de Gabinete de ministros, pero se conoce que lo envían a “guardar” a Estados Unidos por dos meses hasta octubre.

Y la verdad ya se la había anticipado Domingo Felipe Cavallo. “ Si ganan Fernandez-Fernandez se viene la corrida por el dólar, los depósitos, la bolsa, cae el salario y la inflación por las nubes impredecible. Las elecciones Paso no tienen sentido de hacerlas porque anticipan una elección virtual, no real. El presidente se elige en octubre.

Entonces salieron todos a quejarse, el primero, Macri. Luego la CGT, los Barrios Unidos de Pie, El Movimiento Evita, mientras los supermercados remarcaban los precios, no entregaban harina y el pan se iba a $120.

No vamos a entrar a señalar los defectos gravísimos del gobierno nacional en los primeros momentos al conocerse la derrota porque ya lo saben los argentinos. Vamos a mirar adelante y queremos ser cautelosos y advertir a los funcionarios sus errores en las medidas dictadas por el presidente Macri ayer.

Lo del bono a las Fuerzas Armadas y de seguridad de $ 5.000.- fueron nada más y nada menos que salir a comprarles el voto de octubre. Una bajeza de Cambiemos y del Gobierno Nacional. Y la Moratoria Impositiva no tiene sentido a intereses del 2,5% cuando todas las empresas están fundidas, cerradas, con sus Cuit paralizados, sus plantas cerradas.  Con qué dinero quieren que paguen 120 cuotas, si no producen, no venden, no trabajan? Además debes tener una cuenta bancaria para debitar las cuotas de las moratorias y están todas bloqueadas y embargadas? Si no levantas las ejecuciones  y los embargos y dan por lo menos dos años de gracia para empezar a debitar, nadie puede pagar.

Y los aumentos de $2.000 al sector privado le aumenta el sueldo a la gente el 10% un mes después al cobrarlo pero se lo devaluaste 30% un mes antes de cobrarlo. Inaudito. Canallesco.

Además hicieron hincapié en que las medidas son para la clase media y si le preguntas a alguien de ese sector te putea al presidente, te dice que porqué no se acordó hace tres años y medio atrás, que ya están todos en la lona y endeudados. Mientras la clase  media y la trabajadora sigue cobrando cada vez menos con la devaluación del peso, los precios suben junto con el dólar. Una locura que no se puede detener. Menos para un gobierno débil por la derrota sufrida el domingo.

Los mercados hicieron la suya, los operadores también, los supermercados igual, y el gobierno sin dar en la tecla que corresponde. Y ante la incertidumbre, la gente que tiene algunos pesos se va al dólar, cambia los plazo fijo por dólares y se espera lo peor(diría Domingo Cavallo: la hiperinflación).

El presidente Macri llamó por teléfono al flamante candidato a presidente Alberto Fernandez y éste le dijo que no pensaban igual, que las medidas que estaba anunciando esperaba que fueran bien recibidas, pero que el presidente era él hasta el 10 de diciembre, que él sólo era un candidato a presidente. No tenía otra respuesta Fernandez. Ofreció diálogo abierto pero nada más. No alcanza para parar la debacle en el país. Después ante los medios, le dijo a Macri que empiece a renegociar la deuda con el FMI para dejar mas o menos ordenada la transición para el nuevo gobierno y que un dólar de $ 60 estaba bien.

Y vamos a ser más claros todavía. Se olvidó el Gobierno Nacional de los jubilados. Les dio 40% más a los becarios y no habló ni dictó medidas de ayuda que apoyen a los 12 millones de trabajadores que todos los días se levantan a las 6 de la mañana para mover el país. Se olvidó de los que trabajan. Así como se olvidó de los jubilados.

No apreció Macri y su gabinete que la calle está caliente. Que hay 34% de pobres y que con la devaluación del lunes último la pobreza sube al 37% de los argentinos y con el aumento de la inflación va a seguir creciendo.

Vamos a asistir a momentos aún más complicados por la falta de lectura que hace el Gobierno Nacional de las elecciones del último domingo. La gente no da más. Con la devaluación subirán todos los precios de la economía, los alimentos, las tarifas, los combustibles, LOS REMEDIOS  y hasta los impuestos y no hay medida salvadora alguna para los 44 millones de argentinos. Esperemos que sepan leer de nuevo lo que pasó el domingo último y Macri actúe en consecuencia poniéndose el traje de presidente que hasta hoy no se puso. Los argentinos así lo esperamos.-

Si quería saber qué pasó, hubiera sido bueno que se subiera a un subte y hablara con la gente. Que tomara un tren en Constitución a las 6 de la mañana y hablara con la gente. Que tomara el colectivo de la línea 60 y charlara con la gente que va a trabajar. Y que convocara a los 24 gobernadores de las provincias argentinas y les pidiera su opinión para estar mejor informado de lo que pasa en el país. Pero no hizo ni lo uno ni lo otro. Se encerró en su propia bronca.

La decisión de los argentinos de castigar a Macri hace rato que se venía venir. Sólo que  el gobierno  y sus fanáticos la escondían, como los encuestadores escondieron los números reales de las encuestas a cambio de jugosos cheques del Gobierno Nacional, sin duda. La encuesta más mal hecha no tiene error más allá del 3%.

Para finalizar estas líneas, le diría al gobierno de Macri que vuelve a equivocarse con todas las medidas. Sólo le pone plata al sistema, a los bancos, al estado de nuevo. Nunca a la gente. Y eso es claro. La rebaja de los créditos UVA la manejan los bancos, no la gente. El IVA a los alimentos lo manejan los mayoristas. No van a bajar los precios en los supermercados, es más, ya subieron 30%. Y otras por el estilo. Sigue apoyando a los mercados. ASI NI SIQUIERA SE COMPRAN VOTOS, SE HUNDE A UN PAÍS.