La cóndor nacida en cautiverio inició el viaje a su liberación

Hace siete meses, nacía por primera vez en la provincia, un ejemplar de cóndor andino en cautiverio. El nacimiento se registró en el Centro para la Conservación de Fauna Silvestre “Faunístico” de San Juan, y con el trabajo conjunto de la Secretaría de Ambiente se inició un proceso de aprendizaje para poder liberar el ave.

La Secretaría de Ambiente de la provincia, a través de un convenio de cooperación suscripto entre con la Fundación Bioandina Argentina, en marco del Programa de Conservación Cóndor Andino (PCCA), comenzó mediante la División Tenencia, el proceso de adaptación del ave a la vida silvestre.

Durante el mes de junio, una comisión integrada por especialistas, y considerando que el ave posee las condiciones óptimas, se tomó la decisión de liberarlo.

Takiyiwe, libertad en lengua Huarpe, comenzó un largo viaje en la mañana de hoy. Es que a las 7 horas partió hacia Buenos Aires. Lugar donde se reunirá con una bandada de cóndores que serán liberados junto a ella.

Metodología de liberación

Existen dos formas de liberación de estos ejemplares y se basan en la experiencia de vuelo que tengan los ejemplares. Los cóndores con experiencia de vuelo pueden ser liberados, individualmente, en forma directa, ya que cuentan con toda la experiencia necesaria para sobrevivir en vida silvestre, metodología utilizada en varias oportunidades en la provincia de San Juan. Sin embargo, los ejemplares sin experiencia de vuelo, los pichones como es el caso de Takiyiwe, necesitan un trabajo mucho más intensivo de cuidado, ya que al no saber volar o tener poca experiencia, morirían en la vida silvestre sin el cuidado necesario.

Estos últimos deben ser liberados en bandada, en grupos socializados para reforzar su contacto y unión. Antes de la suelta, deben ser alojados, durante un par de meses, en plataformas de liberación, construidas en los sitios de suelta, para que reconozcan la zona, se habitúen a su entorno y a la comunidad de carroñeros locales. Una vez liberados, ellos necesitan ser asistidos, durante al menos un año, hasta que logran su independencia en vida silvestre.