Marcelo Tinelli fija su interés político en la provincia de Buenos Aires

El 7 de marzo, cuando el dólar llegó a $43,50 y tocó el pico más alto de la era Macri, Marcelo Tinelli imprimió en las redes sociales un mensaje con tinte político. Cuestionó al ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, quien había afirmado que el Gobierno no estaba preocupado por la brusca variación en el tipo de cambio. Ese mismo día el conductor fijó un punto de partida a su vida política detrás de su profesión, la producción de Showmatch y la familia. Fue el principio de una corta seguidilla de entrevistas en los medios de comunicación. Una muestra de su interés por poner un pie en el mundo de la política nacional.

En la última semana, y luego de compartir un almuerzo con Roberto Lavagna, el conductor resaltó la figura del ex ministro de Economía y se abrió lugar entre medio de la grieta que tiene a Mauricio Macri y Cristina Kirchner a cada lado de la línea divisoria. La frase que utilizó para remarcarlo fue una forma de definir una postura frente a su posible incursión en la política. “Macri y Cristina son dos caras de la misma moneda, tienen picado el boleto”, aseguró. La definición retumbó con fuerza en las dos veredas y se convirtió en una señal transparente en el peronismo federal. Tinelli, a través de sus palabras, dejó en claro en qué lugar de la cancha está dispuesto a jugar.

Por la cabeza de Tinelli pasa la posibilidad de competir por la gobernación bonaerense y hacerlo con el respaldo del peronismo que está distanciado del kirchnerismo. Justamente ese espacio, en la actualidad, no tiene un candidato a gobernador. Hay tres precandidatos presidenciales – Juan Manuel Urtubey, Sergio Massa y Miguel Pichetto- pero no existe un nombre con peso propio para llevar adelante la batalla en las urnas en el distrito electoral más importante del país. Por eso la posibilidad de que el conductor se anime a ser candidato en Buenos Aires genera entusiasmo en las oficinas peronistas.

Sin embargo, la decisión de Tinelli no está tomada. Ni la da de jugar sus fichas a la gobernación bonaerense, ni la dejar afuera de sus planes una candidatura nacional. La puerta para una precandidatura presidencial no está cerrada en el universo Tinelli, donde cada día que pasa hay más certezas y menos dudas sobre el futuro. Quizás el único límite que hoy encuentre en un posible desembarco en la política es el Congreso. No se imagina como diputado o senador. Su rol, entiende, está asociado a la gestión. En definitiva, al trabajo que se cumple en el Poder Ejecutivo.

El conductor está entusiasmado, activo y enfocado en la posibilidad de dar el salto a la política. Pero ese interés está limitado por su actividad principal. El lanzamiento de una nueva edición de Showmatch es lo que ocupa más tiempo de sus días. Pero también sabe que, si está decidido a apostar por un cambio de rumbo, el año electoral puede ser el mejor escenario para concretarlo.

Además del trabajo en su productora y en la fundación, Tinelli es vicepresidente de San Lorenzo. Su dupla con Matías Lammens está llegando al final de la segunda gestión al frente del club y ambos están decididos a que sea el punto final. Los dos podrían reencontrarse bajo un mismo paraguas dentro del campo político e impulsando una misma candidatura. El nombre que podría unirlos es Roberto Lavagna.

Tinelli almorzó con Lavagna el último lunes en su casa. “Tenemos coincidencias sobre la situación del país”, dijo a la salida de esa reunión. Considera que el ex ministro es un hombre de consenso que puede colaborar para dejar atrás la grieta de la última década. Le entusiasma la posibilidad de confluir en un esquema político junto a él. Lo expuso luego de la comida en una entrevista radial: “Puede ser una buena alternativa y un gran candidato a presidente”.

El conductor televisivo se siente más cómodo en el espacio político que hoy hace equilibrio entre Cambiemos y el kirchnerismo. En una de sus declaraciones públicas dejó en claro la importancia que tiene para él la conformación de una alternativa. “Un frente con Lavagna, Massa o Urtubey, me parece buenísimo, quién sea, tiene que haber una tercera oferta”, aseguró.