Jóvenes marcharon por el cambio climático

La convocatoria fue parte de la marcha global por el clima a la que llamaron grupos de jóvenes y que, según organizaciones internacionales, superó los 1,4 millones de asistentes alrededor del planeta.

“Tienen razón en preocuparse. Debemos cambiar mucho, debemos cambiar ya, antes de que cambie todo”, dijo Inés Camilloni, científica argentina de la UBA experta en cambio climático que fue invitada por los adolescentes como oradora. La experta enumeró la cantidad de impactos que el cambio climático causa en la Argentina y en el mundo.

“A los que está hartos de estar hartos, les pedimos que dejen de estarlo”, dijo Bruno Rodríguez, de 18 años, de la agrupación Jóvenes por el Clima Argentina respecto de la actitud que los chicos deben tomar ante el reclamo, especialmente dirigido a la clase política local. “Queremos que se cumpla con el Acuerdo de París, que se cumplan las leyes de presupuestos mínimos ambientales, que el cambio climático empiece a estar en la agenda política”, continuó Rodríguez. “Somos los jóvenes los que tenemos que liderar esta lucha, es nuestro futuro”, dijeron los chicos de una de las agrupaciones del Colegio Nacional de Buenos Aires.

Por la plaza también pasaron algunos políticos y representantes de ONGs ambientalistas de la Argentina y se mostraron esperanzados con la convocatoria: “Esta demostración de los jóvenes hoy frente al Congreso superó todas las expectativas. Es realmente impresionante ver como reclaman por mayor ambición climática. Da mucha esperanza por lo que significan las generaciones futuras y es sumamente importante para reforzar los pedidos que se vienen haciendo hace mucho años desde las ONGs y la sociedad civil”, dijo Enrique Maurtua Konstantinids, experto en cambio climático de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (Farn).

El pedido de la juventud fue claro en todo el mundo: los líderes mundiales deben actuar ahora para abordar la crisis climática y salvar nuestro futuro. “Los gobiernos no respondieron adecuadamente al dramático desafío de nuestra crisis climática. Nuestra generación, la menos responsable de los actos de los contaminadores, será la que vea los impactos más devastadores del cambio climático. Los líderes mundiales están perdiendo la oportunidad de actuar, pero no vamos a quedarnos quietos viendo su inercia”. Greta Thunberg, la joven sueca que inició la movida hace seis meses.

En Europa, cientos de miles de estudiantes se unieron a las marchas. Sólo Francia reunió a 195.000 personas en más de 110 ciudades. En la India, más de 15 ciudades participaron en las huelgas. En Colombia, alrededor de 2.500 personas se congregaron en las calles de Bogotá, mientras que Ciudad del Cabo reportó 2000 y 1.000 en Hong Kong.

A pesar de años de conversaciones, los gobiernos han perdido muchas oportunidades de comprometerse con acciones concretas y la emisión global está alcanzando ahora un nivel inevitable. En ese sentido, el titular de la ONU, António Guterres, no sólo respaldó el reclamo juvenil sino que hizo un mea culpa: “Mi generación ha fracasado a la hora de responder adecuadamente al dramático desafío del cambio climático. Esto se lo notan mucho los jóvenes. No me extraña que estén enfadados”, señaló el diplomático en un artículo de opinión publicado en The Guardian.