Desayuno de la COVIAR: Ángel Leotta dijo que la crisis está dejando “serias heridas” en el sector

“La crisis que estamos atravesando destruye, y destruirá, fibras de nuestro sector. Viñedos en ruina, empresas que no seguirán trabajando, daños en la institucionalidad, productores que desaparecieron, consumidores que no volverán a buscar nuestros vinos”, fue el panorama desalentador que refirió el presidente de la Corporación Vitivícola Argentina (COVIAR) en el tradicional desayuno de Vendimia.

Como todos los años, en el Hotel Park Hyatt Mendoza, la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) presenta la “Visión Estratégica de la Vitivinicultura Argentina”.
En la ocasión, el presidente de la entidad, Ángel Leotta dio un discurso cargado de “franqueza y coraje” porque “lo que es cierto para la vitivinicultura, es cierto para COVIAR”.
“La crisis que estamos atravesando destruye, y destruirá, fibras de nuestro sector. Viñedos en ruina, empresas que no seguirán trabajando, daños en la institucionalidad, productores que desaparecieron, consumidores que no volverán a buscar nuestros vinos. La crisis que padecemos dejará serias heridas en el tejido social, productivo e institucional de nuestra vitivinicultura”, dijo el dirigente vitivinícola.
Leotta señaló que el sector está atravesando “por una situación de gravedad, cuyos síntomas son la caída de ventas en el mercado interno, la acumulación de stocks que inciden negativamente en el precio de la uva y del vino y la baja rentabilidad de toda la cadena”.
“La explicación sigue siendo la misma de años atrás: la inflación y el estancamiento económico. Sin inflación esta misma vitivinicultura no tenía un litro de excedente, crecían las ventas, fundamentalmente en el exterior y se mantenía el mercado interno”, añadió.
Según detalló el titular de la COVIAR, desde que el Plan Estratégico Vitivinícola se puso en marcha en 2004, el país experimentó 5 recesiones, ocurrieron al menos 4 devaluaciones importantes del dólar, se registraron cotizaciones paralelas de la divisa en distintitos mercados, la inflación acumulada superó el 2.000%, experimentamos un cepo cambiario y la política de reintegros y derechos de exportación se modificó sucesivamente, entre otras circunstancias de la economía argentina.
Por otro lado, Leotta se refirió a la actividad productiva “necesitada de seguridad y que busca hacer las cosas bien”, poniendo recursos para llevar adelante una estrategia. Ello, “no es compatible la inestabilidad macroeconómica y los cambios en la política agroindustrial cada pocos años”.
“Esto desalienta a las mujeres y hombres de nuestro campo y pone en peligro la ruralidad. Por eso, lo que pedimos en esta situación no es nada en particular para nuestra actividad. Pedimos que el país sea seguro para que podamos producir y generar trabajo genuino”.
Po último, Leotta dijo que el Plan Estratégico Argentina Vitivinícola 2020 se encuentra en su última etapa y actualmente trabajan interinstitucionalmente, con el liderazgo del INTA, en una nueva estrategia.
“Necesitamos un acuerdo amplio y tenemos una organización, la COVIAR, creada con el propósito principal de articular la diversidad y gestionar un concepto estratégico general. Debemos asegurarnos de que su trabajo sea fructífero, que sea una realidad y no un espejismo, y que se transforme en fuerza para la acción”.
De esta forma, un año más, todos los actores de la cadena productiva, autoridades nacionales y provinciales y personas vinculadas con la vitivinicultura argentina se reúnen en el acto que marca el inicio del día más importante del Calendario de Vendimia.

El “Desayuno de COVIAR” es el evento en el que la Corporación Vitivinícola Argentina cumple con su responsabilidad de rendir cuentas sobre los avances y desafíos del Plan Estratégico Vitivinícola 2020 y renueva el compromiso de la Visión Estratégica de la Vitivinicultura Argentina.