Consejos para hacer una mudanza fácil y rápida

Llevar adelante una mudanza suele ser una tarea compleja y estresante si no te organizás de manera correcta. Trasladar todas tus pertenencias de un lugar a otro puede resultar un caos y, si no hiciste una buena clasificación de las mismas, es muy posible que luego no sepas dónde está cada una. Sin embargo, hay algunos tips que pueden servirte para facilitarte este trabajo; a continuación, te presentamos algunos de ellos.

Empezar con tiempo

Si querés realizar una mudanza organizada, es muy importante que comiences los preparativos con tiempo. De esta manera, te será mucho más fácil ir guardando tus cosas ordenadamente y clasificarlas por tipo y función. Empezar con dos meses de anticipación puede parecerte demasiado, pero es un período de tiempo justo para llevar adelante esta tarea tranquilo. Además, te recomendamos contratar el servicio de flete bastante tiempo antes de la mudanza para tener más posibilidades de escoger un día conveniente; lo ideal es evitar los fines de semana, ya que durante esos días las empresas suelen tener precios más elevados.

Revisar los objetos a renovar

Una mudanza no sólo se trata de guardar nuestras pertenencias y llevarlas a un nuevo hogar, en muchas ocasiones también es una oportunidad para deshacernos de electrodomésticos o muebles que tenemos desde hace tiempo y deseamos renovar. Como la mudanza en sí misma implica un gasto importante, una buena idea es identificar aquellos ítems con anticipación e ir comprándolos de a poco. Por ejemplo, en el Cyber Monday siempre hay muebles de interior o de jardín con importantes descuentos en muchas tiendas online.

Realizar un inventario

Para no perder nada durante el traslado, es fundamental que realices una lista exhaustiva de todas tus cosas. Así sabrás dónde está cada una de tus pertenencias y en caso de que algo se traspapele, podrás encontrarlo de manera sencilla. También podés aprovechar para hacer un inventario de aquellos objetos que ya no necesitás para decidir a quién se los querés regalar o desecharlos en caso de que ya no sean útiles. Mientras menos cosas traslades, más simple y económica será la mudanza.

Conseguir cajas y material de embalaje

Si lo que buscás es gastar la menor cantidad de dinero posible, una forma fácil de conseguir cajas es pidiéndolas gratis en algún supermercado o comercio cercano. En estos lugares siempre tienen cajas de cartón para desechar y la mayoría de las veces se encuentran en buen estado. Por otro lado, deberías comprar algunos materiales indispensables para proteger los objetos más delicados, como ser goma espuma y papel de burbujas, y cinta de embalar  para cerrar las cajas.

Cuidar los electrodomésticos

La mejor forma de trasladar los electrodomésticos es guardándolos en su caja original para transportarlos correctamente. Si ya no contás con este envoltorio, podés usar cualquier otra caja, asegurándote de que las esquinas del aparato estén protegidas para evitar daños tanto a éste como a otros objetos que estén junto a él. Además, unos días antes de la mudanza, deberías descongelar y limpiar la heladera y el congelador para impedir que pierda agua y estropee alguna otra cosa.

Sacar fotos de los cables

Por último, es importante que le saques fotos a los cables de los aparatos eléctricos para saber cómo volver a conectarlos en la nueva casa. Con este pequeño truco, te ahorrarás varios problemas técnicos y dolores de cabeza.