La Corte Suprema confirmó que el juicio contra Cristina comienza el martes

Luego de un fuerte rechazo público, la Corte Suprema retrocedió ayer sobre sus pasos y comunicó que el juicio contra Cristina Kirchner por maniobras de corrupción en la obra pública comenzará el martes próximo.

La decisión de la Corte Suprema de pedir la causa días antes del inicio del juicio había cosechado el miércoles una amplia reprobación de sectores del ámbito político y judicial, que alertaron sobre el riesgo de consagrar la impunidad. E incluso motivó un cacerolazo en algunos barrios de la ciudad de Buenos Aires.

Ayer, el Tribunal Oral Federal Nº 2 envió el expediente completo al Palacio de Justicia, como se había solicitado. Pero enseguida la Corte Suprema emitió un comunicado para aclarar que el pedido del expediente no suspendía el juicio oral en trámite. En ese comunicado, desglosado en diez puntos, desde la Corte dijeron que las informaciones sobre la posible suspensión del juicio “no tienen ninguna relación con los hechos”.

Ahora, los ministros de la Corte analizarán el material de la causa para evaluar si hacen lugar a alguno de los nueve recursos de queja por las defensas. De ser aceptado uno de esos recursos, que plantea ordenar nuevos peritajes para incorporar como prueba, impactaría de lleno en el devenir del juicio oral, por los plazos que requerirían los peritajes.

Mientras tanto, siguen las miradas fijas sobre el expediente: se espera que sea devuelto al tribunal antes del martes. Además de haber trasladado a la Corte los 59 cuerpos originales de la causa, desde el TOF 2 se envió una copia de la causa digitalizada.

Después de que se emitió el comunicado de la Corte y de que el presidente del TOF 2, Jorge Gorini, dijo que el juicio por ahora no se suspende, en los tribunales de Comodoro Py se procedió con el armado del operativo de seguridad para que durante la primera audiencia se blinden los pasillos y los accesos a los tribunales. Varios abogados de las partes involucradas, que el miércoles dieron por descontado que no habría audiencia, dijeron estar desconcertados.

Aunque desde la Corte no se habían hecho declaraciones oficiales sobre la posible postergación del juicio a Cristina Kirchner, el pedido que se conoció el martes fue leído en varios sectores como una maniobra dilatoria que despertó una fuerte polémica.

El presidente Carlos Rosenkrantz no adhirió al pedido, y a la denominada mayoría peronista integrada por Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti se plegó Elena Highton de Nolasco.

El miércoles, desde el TOF 2 se consideró emitir una resolución para suspender la audiencia del 21. “Sin el expediente en mano no se puede empezar el juicio”, había dicho Gorini. Esa resolución no se emitió. Los jueces del tribunal, Gorini y Andrés Basso (Rodrigo Giménez Uriburu está de licencia hasta el lunes), no se pusieron de acuerdo.

A partir de que tomó publicidad el pedido de la Corte Suprema al TOF 2 tanto el fiscal Diego Luciani como las partes querellantes (Oficina Anticorrupción y UIF) y el Gobierno pidieron que el juicio se lleve adelante.

El pedido de Luciani, luego respaldado por el procurador Eduardo Casal, no cayó bien dentro del tribunal. También tuvo su impacto en la Corte. Hubo quienes consideraron que los pedidos de Luciani y de las querellas fueron “tribuneros”.