Hallan escopetas en la casa del hombre que intentó entrar armado a la Rosada

Dos escopetas y municiones de distintos calibres fueron encontradas en el allanamiento al domicilio que tiene en la ciudad de General Pinto el hombre que este lunes intentó ingresar armado con una pistola Magnum 44 a la Casa Rosada, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Francisco Ariel Muñiz (36) quien esta mañana fue trasladado a la alcaldía de los tribunales federales situados en Comodoro Py 2002, de Retiro, para ser interrogado por el juez federal Ariel Lijo, a cargo de la causa.

Muñiz tuvo en el pasado vínculos con el PRO en su ciudad natal, General Pinto, y actualmente trabaja como artesano en los alrededores de la Casa de Gobierno.

El lunes, tras el hecho, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, dijo que el sospechoso es “una persona que puede tener algún tipo de problema” y que “hay que hacerle análisis psiquiátricos”, y reveló que tiempo atrás este mismo hombre le envió un obsequio al presidente Macri “un poquito extraño”, ya que se trató de “un hacha”.

El hecho ocurrió cuando Muñiz, quien portaba un maletín plástico similar al que se utiliza para transportar herramientas, se presentó en una de las entradas a la Casa Rosada y dijo que tenía una reunión con el presidente Macri.

Según las fuentes policiales, al constatarse por parte del personal de seguridad que la audiencia con el Presidente no existía, se le dio el dato a los efectivos de la Policía Federal que custodian la zona exterior para que lo detuvieran.

En ese momento, el hombre arrojó el maletín por entre las rejas que bordean la Casa Rosada y escapó del lugar, aunque los policías lo siguieron y lograron detenerlo en la boca de la línea A del subte ubicada sobre la calle Balcarce e Hipólito Yrigoyen.

Los expertos en explosivos de la Policía Federal que revisaron el maletín, hallaron que dentro había un revólver Magnum 44 marca Taurus, según precisó un comunicado de Presidencia de la Nación.

Bullrich aseguró que los mecanismos de prevención y seguridad “funcionaron” con normalidad y que el arma que hallaron dentro del maletín “tenía la numeración limada y no tenía balas”.