El ex presidente peruano Alan García se disparó en la cabeza tras recibir una orden de arresto

El ex presidente peruano Alan García fue internado este miércoles por una herida de bala, momentos después de que se conozca una orden de detención preliminar en el marco de la investigación de corrupción por los pagos de la empresa Odebrecht.

“El ex presidente tomó la decisión de dispararse”, confirmó su abogado Erasmo Reyna a los periodistas en la entrada de la sala de emergencias. Calificó como “delicada” la situación, a la espera de un parte médico oficial.

Fuentes de El Comercio indicaron que un equipo de la policía llegó a su domicilio minutos antes de las 7 de la mañana (12 GMT) con una orden de allanamiento y, posteriormente, se le informó sobre la orden de detención. “Se comunicó con sus abogados y se escuchó un disparo”, añadieron. Los agentes, que habían roto el protocolo de detención al dejarlo ir sin compañía a la habitación, lo trasladaron de emergencia al centro de salud, donde estaba siendo operado.

Testigos consultados por la televisión peruana indicaron que García entró cubierto por una manta roja y, poco después, su hijo ingresó rápidamente al hospital, sin dar declaraciones.

En noviembre pasado, García intentó eludir la investigación y solicitó asilo en la embajada uruguaya, pero Montevideo rechazó su pedido. La Justicia le aplicó un impedimento de salida del país por 18 meses mientras avanzan las investigaciones del caso Odebrecht, en particular sobre la licitación para la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima.

En los últimos días, el portal IDL-Reporteros reveló los millonarios depósitos de la constructora brasileña al ex secretario de la presidencia de García durante su segundo gobierno (2006-2011). Al respecto, el líder aprista se defendió afirmando que ningún documento lo mencionaba.

En los años 90, luego de un gobierno de largos fracasos económicos (1985-1990), se refugió en Colombia y luego en París para evitar un juicio por presunto enriquecimiento ilícito, en momentos de inestabilidad democrática y política por el autogolpe de Alberto Fujimori, que supuso la intervención del Poder Judicial. Volvió al país en el 2001, cuando perdió en un ballotage ante Alejandro Toledo. Cinco años después, venció a Ollanta Humala y volvió a gobernar por cinco años.