El buen momento del tomate, pese a la crisis

A pesar de las variables macroeconómicas que está sometido todo el sector productivo, es una de las pocas cadenas que mantiene un crecimiento constante en calidad y cantidad.

Ya convertida en un polo reconocida en el mundo, la industria del tomate en San Jua sigue creciendo, pese al momento complicado que atraviesa Argentina, en el contexto macroeconómico.
Mientras que en otras provincias como Mendoza que crece y decrece, en San Juan sigue en alza y genera nuevas expectativas en el sector.
“Hoy salís del país y al decir que sos de San Juan, te identifican como la tierra del vino y del tomate”, dijo Ariel Lucero, secretario de Agricultura, Ganadería y Agroindustria de la Provincia, en declaraciones al programa Valor Agregado, de Radio Armonía y destacó el objetivo que mantiene el Gobierno provincial de “poder posicionar una actividad que genera identidad a los sanjuaninos”.
Lucero, que arranacó impulsando la producción del tomate en San Juan, con la creación de la Asociación Tomate 2000, hace 20 años y que actualmente nuclea el 85% de los productores locales, aseguró que “a pesar de las variables macroeconómicas que está sometido todo el sector productivo, es una de las pocas cadenas que mantiene un crecimiento constante en calidad y cantidad”.
“Es una actividad con mucho potencial. Tenemos un horizonte para poder crecer porque todavía nos autoabastecemos. Seguimos siendo importadores como país de pasta de tomate. El crecimiento ha sido principalmente en San Juan, las otras zonas productoras como Río Negro, Mendoza, La Rioja, NOA han decrecido”, aseguró el titular de Agricultura, Ganadería y Agroindustria.
Con ello, se encontró un equilibrio, entre el crecimiento que está teniendo San Juan en superficie y rendimiento y la disminución que están teniendo otras provincias, debido en gran parte a cuestiones climáticas.
Por lo tanto, toda la zona productora núcleo que tenía el país que está en el sur y centro de Mendoza, hoy se extendió al Norte y se estableció en San Juan.
El año pasado se alcanzó una superficie total de 2.000 hectáreas de tomate para industria y en un año de crisis, se pudo mantener.
“Hoy va a posicionar a San Juan con una media de producción que va a significar casi el 50% de la producción nacional, falta terminar la cosecha, pero es un dato aproximado”, expresó Ariel Lucero.
A raíz del buen momento que atraviesa el tomate sanjuanino, muchos productores decidieron levantar viñedos y reconvertir su producción a tomate, al igual que los productores de ajo y semillas.